Can Salva

La casa

La primera construcción de este edificio se remonta siglos atrás, cuando se destinaba a tasca. Durante el siglo XX sufrió múltiples ampliaciones llegando a ser un espacio central del pueblo donde había la tienda, el horno de pan, el café, el cine-sala de baile, un molino de aceite y una bodega. Posteriormente, nuestra familia la compró en 1974 y el 2003 empezamos las reformas para adaptarla como casa rural.

Actualmente Can Salva tiene capacidad para alojar hasta un máximo de 16 personas. La casa consta de 3 habitaciones dobles, 2 habitaciones triples y 1 habitación cuádruple, todas ellas con baño privado, televisión, aire acondicionado y calefacción. Está equipada con todo lo necesario para que su estancia se desarrolle a la perfección. En los alrededores podrá disfrutar de un gran número de actividades al aire libre y de la rica gastronomía de la zona.